El posible abandono de Reino Unido de la Unión Europea, comúnmente denominado BREXIT como abreviatura de British Exit y traducido en español como “Salida Británica”, mantiene en vilo no solo a la Unión Europea y al pueblo británico, sino también a entidades internacionales como el FMDI ( Fondo Monetario Internacional ). El referéndum, abocado a celebrarse el próximo 23 de Junio en Reino Unido, amenaza una Europa afectada por la crisis, los movimientos nacionalistas y la gestión de los refugiados entre otros.

Una Europa idílica, que conformaba un antiguo continente unido, sin guerras internas y sin fronteras, parece que empieza a tambalearse. La cesión de soberanía nacional de los países miembros, la libre circulación de personas… empieza a encontrar socios que vuelven a instalar y controlar las fronteras, como décadas atrás. Un BREXIT que podría suponer un precedente, donde poder aferrarse países contrariados por el devenir de la Unión Europea como Austria, Holanda, Hungría, Polonia y Dinamarca entre otros. El turismo, si el BREXIT se hace realidad, podría sufrir un duro revés en las arcas de los países más acostumbrados a recibir turistas británicos, dado el valor de la libra esterlina en relación al Euro y la sólida tasa de crecimiento del Reino Unido. En relación al mundo de la nieve, el mercado inglés es uno de los más importantes para los Alpes.

Por ejemplo, solamente en Savoie Mont Blanc en el invierno de 2012/13 la clientela de Reino Unido representó un 37% seguida por la Holandesa, con un 15%. Las estaciones de esquí de los Alpes Franceses, siempre han trabajado con el mercado inglés y han podido presumir durante muchos años de ser una de las montañas que recibían más turistas de Reino Unido, pero las cosas van cambiando. Francia es líder en el mercado británico pero está perdiendo su posicionamiento poco a poco frente a sus rivales austriacos e Italianos que se van posicionando de forma sólida en el mercado, adaptando su oferta y servicios a la clientela británica.

Según el estudio del “Observatoire du Tourisme Savoie Mont Blanc” y los gabinetes británicos Spike y Tourism Horizons, los criterios que determinan la elección del destino turístico durante el invierno son la calidad del dominio esquiable y del alojamiento, la garantía de nieve, el precio, la atención en destino y el tiempo de desplazamiento para llegar a la estación de esquí. Otros estudios relevantes, como SkiDebrief FPS, se analiza la industria de la nieve y la influencia de los diferentes mercados donde hacen alusión al mercado británico, dado que los resultados de Francia siguen a la baja. Las 357 estaciones de esquí francesas, con uno de los parques de remontes mecánicos más grandes del mundo, superando las 4000 instalaciones, están viviendo la erosión de su mercado principal.

Los británicos prefieren últimamente Austria como destino para disfrutar de las vacaciones en la nieve. Si estas noticias no eran halagüeñas para los Alpes, aparece el BREXIT amenazando. Los canales a través de los cuales Francia y otros países de la Unión Europea podrían verse “golpeadas” por la salida de Reino Unido, serían el comercio afectando a las exportaciones e importaciones, la inversión directa extranjera, salida del segundo mayor contribuyente a las arcas de la UE tras Alemania, así como mayores restricciones en inmigración y terminando con la pérdida de confianza e influencia de la Unión Europea.

Si el divorcio se lleva a cabo, sería a mediados de 2018 cuando Reino Unido quedaría fuera de la UE. Muchos euroescépticos no ven problema en esta separación, dado que se podrían poner en marcha otros tratados y acuerdos internacionales con un marco de referencia similar al actual, sin pertenecer a la UE. Según el diario “The Guardian” el temor a una salida de Reino Unido, está haciendo que muchos ciudadanos británicos soliciten la doble nacionalidad afectando a 2,4 millones de ciudadanos europeos que viven en Reino Unido y que, a priori, deberán modificar su status. Poniéndonos en el hipotético caso de que el BREXIT se ejecute, el problema para el mercado de la nieve en los Alpes radica en que los vuelos desde Reino Unido a Francia se encarecerán.

La organización de las vacaciones de forma independiente por medio de las tecnologías y de las aerolíneas Lowcost ha sido uno de los motores que han facilitado la “lluvia” de clientes británicos en aeropuertos próximos a la zona alpina. La responsable de la aerolínea de vuelos baratos Easyjet, Carolyn McCall anunciaba que el BREXIT incrementará el coste de los vuelos, haciendo que tan solo las élites de Reino Unido puedan tomar un vuelo debido a la alta subida de costes.

El principal problema que puede afectar de forma importante al turismo general, es la necesidad de disponer de visado para que un Británico pueda acceder a la UE o a la inversa, así como que se vean afectados los derechos de los turistas, unificados en los derechos del consumidor para viajeros que hayan contratado un “Paquete Vacacional”, no disponer de acceso a la atención médica con la tarjeta de sanidad europea, derechos de los pasajeros ante casos de retrasos y cancelaciones de vuelos, reinstauración de tarifa rooming en llamadas internacionales a pesar de que se ha anunciado que serán abolidas en abril de 2017… y un largo etcétera de leyes, derechos y obligaciones que tenemos los ciudadanos de la Unión Europea y que los Británicos perderían si deciden finalmente autoexcluirse de la Unión Europea.

El Congreso Anual WTM Connect Ski, celebrado en Otztal – Austria – también ha declarado que la salida de Reino Unido supondría un impacto negativo en las arcas de las estaciones Austriacas, principalmente para los Tour Operadores. Las organizaciones que gestionan el mercado intermediado del turismo, disponen de operativos y equipos comerciales en las proximidades de las estaciones de esquí más importantes de los Alpes. Con el BREXIT, sus empleados quedarían, de repente, en situación ilegal aunque se presupone un acuerdo donde se permitan dos años de transición.

En el caso de España, el volumen de ingresos por parte de mercados extranjeros no cesa de incrementar. Cada vez son más los extranjeros que descubren los dominios esquiables más representativos de la geografía española. Aunque el volumen de negocio con Reino Unido no es exagerado cierto es que varias estaciones españolas dieron el salto para buscar clientes más allá de sus fronteras. En el caso de CETURSA, la empresa de gestión de la estación de esquí Sierra Nevada y controlada en más del 95% por la Junta de Andalucía, creó el año 2012 una oficina comercial en Reino Unido para atraer turistas extranjeros, estando a la cabeza los británicos, portugueses y rusos. No debería sorprender, que la salida de los británicos de Europa repercutiría levemente en las arcas de estaciones de esquí españolas y desviaría esfuerzos hacia otros mercados con mucho potencial, como Francia y Portugal.

La incertidumbre nunca es buena para el mercado , incluyendo el del turismo. Viajar por Europa, ya no sería igual para un habitante de Reino Unido, dado que los países podrían imponer restricciones en los visados, la Libra podría sufrir un grave descenso generando un agravio en el cambio de divisa, encareciendo las vacaciones y afectando al tráfico de turistas en invierno. Sólo queda esperar la decisión del pueblo británico y ver el futuro de una europa en plena ebullición.