Prisioneros de una vida intensa que nos hace pasar por ella sin perder un ápice de tiempo, los segundos se nos escapan en las sociedades modernas clasificadas como primer mundo. La humanidad se orienta al desarrollo sostenible haciéndo uso al máximo de la libertad que nos conceden nuestras obligaciones cotidianas y que nos atan a un orden concreto. Una forma establecida de hacer las cosas. Al salir de la ciudad, esta sensación se desvanece y nos sentimos más libres de pensamiento y acción.

Sentirnos próximos a la naturaleza y sentirnos parte de ella, es una necesidad imperiosa en la sociedad actual que pide a gritos un poco de tranquilidad, sosiego y calma. Escapar de las ciudades, hacer las cosas diferentes a los demás, no seguir las modas o simplemente ignorarlas

Observar las estrellas en plena montaña o despertarse rodeado de montañas nevadas es un privilegio al alcance de los poseedores de las clásicas autocaravanas y los denominados «furgoneteros»que tanto vemos  en las parking de las zonas de montaña.

Los apasionados de la montaña, ven como a pesar de que las estaciones han cerrado sus puertas, todavía quedan resquicios de nieve en numerosas cumbres de la geografía en Europa y llega el momento de disfrutar de la naturaleza en estado puro sacando de nuevo el material de travesía.

Los alojamientos de montaña son variados tanto en calidad como en costes, pudiendo elegir dormir desde en un gran hotel hasta en un refugio.
La opción de la autocaravana o la furgoneta también son buenas opciones pero.. ¿Por qué no dormir en el coche?
Rápidamente nos surgen múltiples limitantes a esta idea, la falta de espacio, higiene, humedad, frío… pero el joven emprendedor de 25 años, Valérian Lasseyte, ha decidido demostrar que si se quiere se puede, aportando un concepto muy innovador que permite dormir confortablemente en tu propio coche de forma sencilla, segura y sin necesidad de grandes y complejas instalaciones.  A este concepto, le ha llamado Bedcar.

El Redcar es un invento que ha ganado la medalla de oro del prestigioso concurso Lépine.
Se trata de una cama especialmente concebida para disfrutar de la naturaleza,  y dormir » in situ» con una reducida inversión. Se trata de una cama plegable universal que se adapta a tu coche perfectamente independientemente de como sea su habitáculo, así como su tamaño o diseño interior.

Evidentemente, existen en el mercado otras invenciones recurrentes pero que no son tan universales y cuyo coste normalmente, asciende hasta los 1200€.  Uno de los puntos fuertes del Bedcar es que representa una inversión equivalente a la mitad en relación a sus competidores y a partir de mayo estará en el mercado desde 550€ a 750€Quizás lo mejor es que veáis el video y podáis sacar vuestras propias conclusiones sobre la utilidad de este invento que nos acerca un poco más a las montañas a todos, independientemente de nuestro bolsillo.