La múltiple campeona Ophélie David, una referencia en el mundo del ski cross. Ostenta actualmente el mejor palmarés de Francia en esta disciplina y no de los mejores del mundo (10 globos de cristal, 62 podiums en Copa del Mundo, 1 vez Campeona del Mundo y 4 triunfos en los X-Games). 

Ahora, esta aficionada del ski cross comparte su pasión con su hija de 16 años a la que desde pequeña la ha inculcado la pasión por la nieve y el deslizamiento.

En 2011, Ophélie David decidió crear un evento reservado a los niños para descubrir el skicross y animándolos a participar en las competiciones. La participación activa de deportistas de élite en el desarrollo de sus disciplinas desde la base, representa un valor muy importante para los jóvenes que buscan referencias en el mundo del deporte. Es en una atmosfera amigable y deportiva que los niños se enfrentarán durante un fin de semana entero, compitiendo en un boardercross acondicionado especialmente para ellos.
Para aquellos que desconocéis en qué consiste la disciplina de skicross, podemos deciros que es rápida, espectacular y llena de adrenalina. Es una mezcla perfecta entre el esquí alpino y el freestyle, que se practica en una pista acondicionada de forma expresa para esta modalidad deportiva. 
Las pistas de skicross tienen variados módulos naturales y elementos artificiales (saltos, curvas peraltadas, baches…). 
Nació en el fin de los años 90 en Estados Unidos, el skicross se ha desarrollado desde entonces en muchos países. 
En 2010, el skicross ha conocido una considerable evolución convirtiéndose en disciplina olímpica y dando el gran salto, equiparándose a otras disciplinas con las que se tendrá que batir para acaparar la atención del espectador de los deportes de invierno.