A menudo se habla de los riesgos de avalancha y los peligros que conllevan, pero antes de adentrarte en las pistas blancas ¿conoces realmente las reglas básicas ? 

Hace buen tiempo, la nieve está muy fresca esto últimos días, y está claro que solo tienes un deseo : deslizarte sobre las pistas. Entonces, vamos a explicarte brevemente lo básico para que no haya ningún problema!
Primero, y antes de aventurarte en el esquí fuera de pista, lo mejor es que tengas un algo nivel dentro de las pistas señalizadas, no cometas este error. Es necesario que evalúes bien tu nivel después de todo año o unos cuantos meses sin acudir a las pistas. 
Cuando ya estés preparado para desafiar las leyes de la naturaleza, hay algunas reglas básicas que debes respectar como por ejemplo mirar las previsiones del tiempo y el nivel de riesgo de avalancha (con los pronósticos de manto de nieve). Los socorristas-pisteros están siempre presentes en la estación para darte la bienvenida y aconsejarte. No dudes en acercarte a ellos y consultarles cualquier pregunta. 
Se recomienda también anunciar a la familia y a los amigos el trayecto que se va a realizar y el tiempo de duración (todo el día o solo unos descensos). En caso de problema, el servicio de emergencia va a venir mucho más rápido si cuenta  con ciertas informaciones. 
No debes olvidar llevar contigo un equipo de detección de víctimas de avalancha (DVA) así como conocer perfectamente la señalización y los distintos niveles de banderas según el riesgo de avalancha. 
Hay 3 banderas diferentes y debes mirarlos bien antes de partir hacia las pistas. Generalmente están situadas en lugares muy visibles de la estación, como puede ser cerca de un puesto de socorro o al inicio de un telesilla. 
Bandera amarilla : niveles 1 y 2 
El nivel 1, es el nivel el más débil en riesgo de avalancha. Se puede llamar el “riesgo débil”. La estabilidad del manto nevado es buena y las condiciones son favorables para la práctica de deportes de invierno. El riesgo de avalancha es relativamente débil, solo en caso de fuerte nevada. 
El nivel 2 : la estabilidad del manto nevado es buena en conjunto, a excepción de algunas pendientes empinadas. Los riesgos de desencadenamiento de avalancha son casi iguales que en el nivel 1, es decir, en caso de una fuerte sobrecarga de nieve. Es el nivel del riesgo “limitado”. 
Bandera a cuadros amarilla y negra : niveles 3 y 4  
El nivel 3, marca un hito en el riesgo de avalancha. El manto de nieve es estable de manera moderada y el nivel de riesgo se llama “marcado”. Muchas pendientes son peligrosas, y hay que tener muy en cuenta la señalización, efectuada por el servicio de pistas de la estación. 
El nivel 4 o “riesgo fuerte”, el manto nevado es muy poco estable.  ay una grand probabilidad de desencadenamiento de avalancha a causa de una débil sobrecarga. El fuera de pista es fuertemente desaconsejado. 
Bandera negra : “riesgo generalizado” (nivel 5) 

La inestabilidad del manto de nieve es generalizado al dominio esquiable. El riesgo de desencadenamiento es extremadamente alto, con enormes consecuencias sobre el plano humano y material. 
Los pisteros-soccoristas son los encargados de juzgar la peligrosidad de una pista. Por la mañana, son los primeros en llegar a las pistas y se encargan de tomar la decisión de abrir o cerrar las pistas de esquí, con gran responsabilidad sobre los posibles peligros. Entonces, si una pista está cerrada con señalización, es necesario respetar las consignas de seguridad.