Un día como hoy hace 60 años, Europa y Francia en especial, se sumergían bruscamente en una ola histórica de intenso frío.

Durante la noche del 31 de enero al 1 de febrero, después de unos meses de diciembre de 1955 y enero de 1956 muy suaves, un frío glacial azotó las tierras francesas durante varias semanas.

Esta ola de frío provocó igualmente numerosas e importantes caídas de nieve repartidas desigualmente por el país. A lo largo del mes de febrero de 1956, la capa de nieve alcanzó 70 cms en Saint-Tropez y 60 cms en Saint-Raphaël.

El oeste también se vio afectado el 21 de febrero, cuando una tormenta de nieve aisló la región de Aquitania, registrando cerca de 80 cm de nieve en las calles de Burdeos, 30 cm en Brest, 20 cm en Lanvéoc y 17 cm en Caen (Fuente: Météo France).

Después de un 2015 considerado como el año más cálido desde 1880, el inicio del año 2016 sigue los mismos pasos, con temperaturas bastante superiores a las normales. A día de hoy, la nieve se echa en falta en los macizos franceses y, sobretodo en la cordillera de los Vosgos. La estación de esquí del Lac Blanc, por ejemplo, se vio obligada a suspender sus descensos nocturnos a la espera de nuevas caídas de nieve. Solamente están abiertas las pistas verdes situadas en la zona alta del dominio esquiable así como un regreso a la estación por la pista azul de La Maze.

La estación de esquí de La Bresse, cuenta con 30 cms en la zona baja de su dominio y 60 cms en lo alto de las pistas (1350 m), gracias a la caída de nieve del pasado 30 de enero. Pero estas condiciones de nevada tan difíciles hace felices a algunos, como es el caso de Snowhall d’Amneville, la única pista de esquí cubierta de Francia.

Este año cuenta con récords de asistencia de 1300 personas al día, atrayendo a todos los esquiadores frustrados que no han podido disfrutar del placer de un deslizamiento en montaña.

Se trata de una alternativa perfecta para todos aquellos que deseen ponerse los esquís. Sobretodo porque la pista cubierta de Snowhall está clasificada como la más larga de Europa.

Con un registro en 2015 de más e 130.000 visitantes, acoge a gente de muchas regiones francesas como Alsacia, Champagne Anrdennes, Lorraine y de más allá, incluso de la región de Vosgos y de la región parisina. Situada a solamente 20 minutos de Metz, a 1 hora de Nancy y 2 horas de Estrasburgo, es una alternativa ideal a una excursión a la montaña en familia: con una temperatura de ambiente de 2ºC, el Snowhall garantiza la nieve y la diversión!

Y para todos aquellos que no les apasione el esquí,¿por qué no probar con el trineo hinchable, instalado recientemente en la pista de esquí?

En lo que se refiere a los precios, nada se ha dejado al azar! El Snowhall propone los miércoles, el Pack Family Day 2 horas por tan solo 22€ (1 forfait esquí adulto y uno infantil gratuito). Se presenta pues como un gran rival frente a los forfaits de las estaciones de esquí, que generalmente sobrepasan los 20€ por día/ adulto.

Una fórmula que permite democratizar la práctica del esquí y de hacer accesible este deporte, a menudo considerado como elitista, sobretodo si tenemos en cuenta el precio que correspondería al pasar una semana en familia en la montaña.

A pesar de las dificultades que están sufriendo las estaciones de las montañas francesas, podemos estar satisfechos con la situación actual del Snowhall, que después de varias amenazas de cierre, cuenta ahora con un plan de estímulo económico de 3 años concedido por el Prefecto, para una recuperación de las cuentas.

El esquí francés tiene mucho futuro por delante, y el Snowhall es un importante estímulo para todas y todos aquellos que deseen descubrir esta disciplina o bien perfeccionar su técnica a lo largo del año.